Fiction

Download E-books La pasión según G. H. (Biblioteca Clarice Lispector) PDF

Posted On December 27, 2016 at 1:31 pm by / Comments Off on Download E-books La pasión según G. H. (Biblioteca Clarice Lispector) PDF

By Clarice Lispector

L. a. pasión según G. H., para muchos los angeles obra maestra de Clarice Lispector, es los angeles confirmación de los angeles autora como un clásico del siglo XX.

G. H. –nunca sabremos el nombre y apellido de los angeles protagonista– es una mujer independiente, escultora novice y bien relacionada en los círculos más influyentes de Río de Janeiro. Un día, sola en su ático, encuentra una cucaracha. Esto provocará en ella arcadas de repulsión y un caudal de reflexiones íntimas, algunas hasta entonces desconocidas para ella misma, sobre sus sentimientos, miedos, angustias... Este hecho aparentemente intrascendente le servirá para repasar su vida desde l. a. infancia y llegar así a l. a. determinación de vencer todos sus miedos.

Show description

Read or Download La pasión según G. H. (Biblioteca Clarice Lispector) PDF

Best Fiction books

Foundation's Fear (Second Foundation Trilogy Book 1)

Isaac Asimov's beginning Trilogy is among the high-water marks of technology fiction. it's the enormous tale of a Galactic Empire in decline, and the key society of scientists who search to shorten the inevitable darkish Age with the technology of psychohistory. Now, with the permission -- and blessing -- of the Asimov property, the epic saga maintains.

Don't Turn Around

In Michelle Gagnon’s debut YA mystery, Don’t flip round, machine hacker Noa Torson is as shrewdpermanent, difficult, and complicated because the lady with the Dragon Tattoo’s Lisbeth Salander. The first in a trilogy, Don’t flip Around’s complex plot and heart-pounding motion will go away readers determined for ebook two. Sixteen-year-old Noa has been a sufferer of the procedure ever on account that her mom and dad died.

A Prayer for Owen Meany: A Novel

I'm doomed to recollect a boy with a wrecked voice—not as a result of his voice, or simply because he used to be the smallest individual I ever knew, or perhaps simply because he used to be the device of my mother's dying, yet simply because he's the explanation i feel in God; i'm a Christian as a result of Owen Meany. in the summertime of 1953, eleven-year-old boys—best friends—are taking part in in a bit League three-hitter in Gravesend, New Hampshire.

The Emperor's Children

The Emperor’s teenagers is a richly drawn, brilliantly saw novel of destiny and fortune—about the intersections within the lives of 3 neighbors, now at the cusp in their thirties, making their way--and not-- in big apple urban. during this travel de strength, the distinguished writer Claire Messud brings to lifestyles a urban, a new release, and how we are living during this second.

Additional resources for La pasión según G. H. (Biblioteca Clarice Lispector)

Show sample text content

Es que no me esperaba que, en una casa minuciosamente desinfectada por mi desagrado hacia las cucarachas, los angeles habitación se me hubiese olvidado. No, no period nada. period una cucaracha que lentamente se movía en dirección a l. a. abertura. Por su lentitud y su tamaño, debía de ser una cucaracha muy vieja. En mi arcaico horror por las cucarachas había aprendido a adivinar, incluso a distancia, su edad y sus peligros; aunque nunca me había encarado realmente con una cucaracha, conocía sus procesos vitales. Solo que haber descubierto de repente vida en l. a. desnudez de l. a. habitación me había asustado como si hubiese descubierto que los angeles habitación muerta period, en verdad, poderosa. Todo allí se había secado, pero quedaba una cucaracha. Una cucaracha tan vieja que period inmemorial. Lo que siempre me había repugnado de las cucarachas es que eran obsoletas y, sin embargo, actuales. Saber que ellas ya vivían sobre l. a. Tierra, e iguales que hoy día, antes incluso de que hubiesen aparecido los primeros dinosaurios, saber que el primer hombre ya las había encontrado proliferantes y arrastrándose, saber que habían sido testigos de l. a. formación de los grandes yacimientos de petróleo y carbón del mundo, y allí estaban durante el gran avance y después durante el gran retroceso de los glaciares, l. a. resistencia pacífica. Yo sabía que las cucarachas resistían más de un mes sin alimento o agua. Y que hasta de los angeles madera hacen una sustancia nutritiva aprovechable. Y que, incluso después de pisadas, recuperaban lentamente su forma y seguían caminando. Incluso congeladas, al descongelarlas proseguían los angeles marcha... Hace trescientos cincuenta millones de años que se reproducían sin transformarse. Cuando el mundo estaba casi desnudo, ellas ya lo cubrían pausadas. Como allí, en l. a. habitación desnuda y atestada, los angeles gota virulenta: en una limpia probeta de ensayo, una gota de materia. Contemplé l. a. habitación con desconfianza. Había una cucaracha, entonces. O cucarachas. �Dónde? Detrás de las maletas, tal vez. �Una? �Dos? �Cuántas? Detrás del silencio inmóvil de las maletas, quizá toda una oscuridad de cucarachas. �Una inmovilizada sobre los angeles otra? Camadas de cucarachas, que de repente me recordaban lo que, siendo yo pequeña, había descubierto una vez al levantar el colchón sobre el que dormía: los angeles negrura de cientos y cientos de chinches, amontonadas unas sobre otras. El recuerdo de mi pobreza de niña, con las chinches, goteras, cucarachas y ratones, period como de un pasado mío histórico, yo había vivido ya con los primeros animales del planeta. �Una cucaracha? �Muchas? Pero �¿cuántas?! , me pregunté iracunda. Paseé los angeles mirada por los angeles habitación desnuda. Ningún ruido, ninguna señal: pero �cuántas? Ningún ruido y, sin embargo, yo sentía perfectamente una resonancia enfática, que period l. a. del silencio rozando el silencio. los angeles hostilidad se apoderó de mí. Es más que no agradarle a una las cucarachas: las detesto. Aparte de que son los angeles miniatura de un animal gigantesco. los angeles hostilidad crecía. No period yo quien rechazaba los angeles habitación, como había sentido por un instante en el umbral.

Rated 4.47 of 5 – based on 23 votes