Christianity

Download E-books El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso) PDF

Posted On November 11, 2016 at 3:33 pm by / Comments Off on Download E-books El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso) PDF

El 1 de junio de 1310, en París, las llamas de una hoguera de los angeles Inquisición consumieron el cuerpo vivo de una mujer de l. a. que poco se sabe: Margarita Porete, una beguina de l. a. región de Hainaut que había escrito un libro, El espejo de las almas simples, y que fue l. a. causa de su condena. A pesar de ello, y tras su muerte, este libro tuvo tan enorme difusión que, en los últimos siglos de l. a. Edad Media, traspasó fronteras geográficas y lingüísticas como pocos textos de su época, traduciéndose del francés (o del possible unique picardo) al latín, al inglés y al italiano. Escrito con forma de un diálogo entre personificaciones alegóricas, y en el marco de las formas de expresión de l. a. literatura cortés, El espejo de las almas simples es una obra de teología que enraíza en las corrientes de l. a. llamada «mística femenina» del siglo XIII y cuyos contenidos se vinculan estrechamente al pensamiento del maestro Eckhart, quien casi con seguridad lo conoció y leyó. El libro, caído tras el siglo XVI en el olvido, fue redescubierto, y con él su autora, en pleno siglo XX. Desde entonces se reconoce en esta obra uno de los grandes hitos de l. a. literatura mística occidental.

Show description

Read or Download El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso) PDF

Similar Christianity books

Revelations of Divine Love (Short Text and Long Text)

One of many first girl authors, Julian of Norwich produced in Revelations of Divine Love a striking paintings of revelatory perception, that stands along The Cloud of Unknowing and Piers Plowman as a vintage of Medieval spiritual literatureAfter fervently praying for a better knowing of Christ's ardour, Julian of Norwich, a fourteenth-century anchorite and mystic, skilled a chain of divine revelations.

Cultures in Conflict: Christians, Muslims, and Jews in the Age of Discovery

Hailed as "the doyen of center jap experiences" within the big apple occasions ebook evaluate, Bernard Lewis stands on the peak of his box. "To learn Mr. Lewis," wrote Fouad Ajami within the Wall road magazine, "is to be taken via a treacherous terrain through the good and such a lot reassuring of courses. you're within the arms of the Islamic world's finest dwelling historian.

Adam Smith's System of Liberty, Wealth, and Virtue: The Moral and Political Foundations of The Wealth of Nations

This e-book examines the impact that Adam Smith's philosophy had on his economics, drawing at the missed components of Smith's writings to teach that the political and fiscal theories outfitted logically on his morals. It analyses the importance of his stoic ideals, his notions of artwork and tune, astronomy, philosophy and battle, and exhibits that Smith's invisible hand used to be a part of a `system' that used to be intended to exchange medieval Christianity with an ethic of advantage during this international instead of the subsequent.

In Heaven as It Is on Earth: Joseph Smith and the Early Mormon Conquest of Death

A compelling new interpretation of early Mormonism, Samuel Brown's In Heaven because it Is on the earth perspectives this faith throughout the lens of founder Joseph Smith's profound preoccupation with the threat of loss of life. Revisiting ancient files and scripture from this novel point of view, Brown deals new perception into the foundation and which means of a few of Mormonism's earliest ideals and practices.

Additional info for El espejo de las almas simples (El Árbol del Paraíso)

Show sample text content

Amor quiere y me otorga que diga, piense y haga todo lo que me plazca, �y por qué no iba a hacerlo? Es su propio hacer, pues yo no puedo hacer nada si mi propio amigo no lo hace en mí. �Os maravilláis —dice el Alma a Razón— de que quiera lo que yo quiero? Y, sin embargo, le conviene quererlo, pues yo no quiero más que lo que él quiere en mí y que él quiere que quiera; su cortesía me ha situado de tal forma que él quiere lo que yo quiero y no quiere lo que no quiero yo. Y me hallo en paz, Razón, porque entre él y yo tenemos este acuerdo. �Ah, dulcísimo maestro de esta obra! , �cómo puedo yo tener tal paz, yo que reconozco haber perdido mi propia obra? Ciertamente puedo, Señor, pues vuestra nobleza y cortesía quieren que, dado que vos tenéis paz, también yo los angeles tenga. De forma que, Señor, sé bien que de esta deuda, es decir, de l. a. de darme paz, os habéis largamente condonado, pues cualquier cosa que encuentre, o que me suceda o me haya sucedido por mis pecados, siempre me queda vuestra paz. [37] Aquí cube el Alma que en el paraíso serán conocidos sus pecados a mayor gloria suya. Capítulo XXXVII [El Alma:] Señor —dice el Alma—, en este mundo nadie más que vos puede conocer mis pecados, tan feos y horribles como son. Pero en el paraíso, Señor, cuantos se encuentren en él los conocerán, no para mi confusión sino a mayor gloria mía; pues, viendo de qué forma os enojé con mis pecados, conocerán, Señor, vuestra misericordia y vuestra generosidad llenas de cortesía. [Amor:] Cortesía —dice Amor— que da paz de conciencia al Alma, haga o deje de hacer cosa alguna, por querer, [Señor,] vuestra voluntad, pues querer perfectamente vuestra voluntad es caridad perfecta. Y quien tenga siempre en su voluntad caridad perfecta no tendrá nunca remordimientos ni reproches de conciencia. Pues remordimientos y reproches de conciencia en el Alma no son sino falta de caridad; y el Alma no ha sido creada para otra cosa que para tener en ella sin fin el estado de pura caridad. El Alma: �Ah, Señor —dice el Alma—, qué he dicho de vos! Amor: Pensadlo —dice Amor—, y ved si sabéis conocer vuestras palabras. El Alma: �Ay, dama Amor —dice esta Alma—, sois vos quien me habéis dado conocimiento, atended entonces: nada es l. a. obra, cuando es menester que sea nada; por ello es menester —dice esta Alma— que yo tenga l. a. certeza de que lo que he dicho es menos que nada. Pero lo que está en mí o pasa por mí y que es de conocimiento divino lo habéis dicho en mí a través de mí vos misma en vuestra bondad, dama Amor, para mi provecho y el de otros; y por ello, a vos, l. a. gloria, y a nos, el provecho si todas estas cosas no permanecen en los oyentes que leerán este libro. [ 38] Cómo el Alma reconoce l. a. cortesía de Amor al reconocer perfectamente su pobreza. Capítulo XXXVIII [El Alma:] �Oh, desbordante amigo, todo abandono! Sois conmigo cortés sin mesura y así me lo ha de parecer —dice esta Alma— puesto que queréis sufrir. �Sufrir, Señor? Y aún queréis sufrir, más gustosamente de lo que nadie podría decir que yo extra en mi desierto, es decir, en este cuerpo malvado sin límite de tiempo.

Rated 4.85 of 5 – based on 11 votes