Fantasy

Download E-books El atlas esmeralda: Los libros del comienzo PDF

Posted On December 19, 2016 at 9:03 pm by / Comments Off on Download E-books El atlas esmeralda: Los libros del comienzo PDF

By John Stephens

Una profecía
 
Dos mundos
 
Tres niños

En su pequeña familia de tres huérfanos, Kate es l. a. mayor y más responsable. A sus 14 años es los angeles única que recuerda a sus padres, especialmente las últimas palabras de su madre pidiéndole que cuidará de sus hermanos.

Michael es el más estudioso y despistado de los angeles familia. Ha perdido más gafas de las que puede recordar, aunque a veces el problema es que ni se acuerda de que las lleva puestas. Libro que encuentra, libro que devora, especialmente si habla de sus queridos elfos.

Emma, con solo eleven años, es pura dinamita. Decidida y directa, cube siempre lo que piensa, sin importarle las consecuencias. Suya es los angeles frase: “Si quieres que te respeten, pelea”.

Juntos descubrirán que:

La magia existe (Michael ya lo sabía).
Hay libros muy, pero que muy peligrosos.
Les guste o no les guste, deben salvar al mundo.

Show description

Read Online or Download El atlas esmeralda: Los libros del comienzo PDF

Similar Fantasy books

Enchanted Glass

Anything is rotten within the village of MelstoneAidan Cain has had the worst week of his existence. Creepy, sinister beings wish him useless. what is a boy to do? With threat nipping at his heels, Aidan flees to Melstone, a village teeming with magic of its personal. There he's taken in through Andrew desire, the recent grasp of Melstone apartment, who has a few supernatural problems too.

Wildwood Chronicles Complete Box Set: Wildwood, Under Wildwood, Wildwood Imperium

Event the epic international of Colin Meloy and Carson Ellis’s hugely acclaimed manhattan occasions bestselling sequence, during this paperback field set containing Wildwood, less than Wildwood, and Wildwood Imperium. With a gorgeous package deal and over 80 illustrations—including maps and full-color plates—in every one booklet, this beautiful field set is the appropriate present for Wildwood fanatics and enthusiasts of epic delusion.

Shadow of the Hawk (Wereworld)

The epic saga maintains within the 3rd installment of this exciting sequence! Drew Ferran, Lyssia's final last Wolf and the rightful inheritor to the kingdom's throne, is held prisoner by way of an evil Lizardlord. yet rebellion's continually achievable while Drew's round, and with the aid of his cohorts, he overthrows the slavers and embarks on a quest to discover the long-lost tribe of Hawklords to allow them to subscribe to his battle opposed to the evil Catlords.

The Hammer

A brand new stand-alone novel from the acclaimed writer of the corporate and The Folding Knife. Gignomai is the youngest brother within the present new release of met'Oc, a once-noble kinfolk exiled on an island for his or her function in a vaguely remembered civil struggle. in this island, a colony was once based seventy years in the past.

Additional resources for El atlas esmeralda: Los libros del comienzo

Show sample text content

Todavía period de noche y seguía lloviendo. Y el hombre estaba de nuevo allí. Estaba sentado en el escalón de piedra de l. a. chimenea serrando las cadenas metálicas que rodeaban sus muñecas; los angeles lumbre iluminaba l. a. gran cicatriz de su mejilla. period el momento de preguntarle quién period, por qué había tratado de matar a l. a. condesa, pero Kate se restrictó a permanecer tumbada en l. a. cama, escuchando l. a. respiración de sus hermanos, el repiqueteo de los angeles lluvia en el tejado, el ligero crepitar del fuego, el ruido typical de l. a. sierra cortando el steel. Estaba muy cansada. Cerraría los ojos un minuto más, y luego hablaría con él. Cayó en una espiral de sueños agitados. En el último vio una ciudad enterrada que se erigía en el corazón de una gran montaña, cuyos edificios no se parecían a ninguno de los que Kate había visto en su vida. Parecían esculpidos directamente en l. a. roca, como si los angeles ciudad hubiera sido excavada en lugar de construida. El efecto period de una gran solidez y a l. a. vez extrañamente bello. De repente el suelo empezó a temblar y a agrietarse, los edificios se sacudieron, los incendios se propagaron y los angeles tierra pareció tragarse l. a. ciudad entera. Kate se despertó con los angeles respiración alterada y empapada en sudor. El fuego de los angeles chimenea se había apagado y los angeles luz del día penetraba a través de las cortinas. Las cadenas que antes rodeaban las muñecas del hombre estaban enroscadas en el suelo junto a los angeles chimenea. l. a. habían dejado sola. los angeles ropa de Michael y de Emma había desaparecido de l. a. cuerda. Palpó los angeles suya y vio que estaba seca. Se vistió deprisa y salió fuera. l. a. luz del sol le produjo una gran impresión. Pestañeó varias veces y se cubrió los ojos con los angeles mano. l. a. cabaña se encontraba a cierta altura en los angeles ladera de l. a. montaña y desde ella se divisaba todo el valle. l. a. mañana period radiante, sin una nube. El aire period limpio y fresco. De hecho, de no haber sido por todo lo que l. a. rodeaba (la tierra todavía húmeda, el brillo de las gotas de agua en las hojas de los árboles, su ropa sucia y desgarrada, los angeles sangre seca en las manos), Kate habría creído que todo lo sucedido por los angeles noche (la tormenta, los lobos, l. a. repentina aparición del hombre) period un sueño. —¡Buenos días! Michael estaba sentado sobre una roca a pocos metros de distancia con su cuaderno en el regazo. —Estoy poniendo al día mi diario, enseguida acabo. Kate miró a su alrededor y no vio rastro ni de Emma ni del hombre. —Michael… —Un segundo. Kate cerró los ojos y se presionó las sienes con las puntas de los dedos. Necesitaba pensar. �Todavía iban a ir a Westport? Si period así, �dónde estaban ahora? �Qué distancia habían recorrido durante l. a. noche? El hombre se lo diría. Pero �adónde había ido? �Y dónde estaba Emma? Kate estaba a punto de pedirle a Michael que dejara el diario para más tarde cuando el sueño, que al despertarse se había desvanecido, acudió de nuevo a su mente; pero no lo recordaba tal como suelen recordarse los sueños, de manera vaga e inconexa, sino de forma precisa, vívida, como si lo estuviera volviendo a soñar: los angeles ciudad enterrada, l. a. tierra escindiéndose… —¡¿Kate?!

Rated 4.40 of 5 – based on 7 votes